miércoles, 8 de marzo de 2017

Día Internacional de la Mujer

Desde 1975, por una resolución de la ONU, el 8 de Marzo es conocido por ser el Día Internacional de la Mujer, conmemorando y celebrando su lucha por la inclusión, la igualdad con el hombre y con la sociedad.

El fin del siglo XIX se caracterizó por un mundo industrializado que traía un auge de ideologías radicales. En 1857, una fábrica textil de Nueva York fue el escenario de la primera protesta organizada por mujeres, quienes se levantaron en contra de los salarios bajos y las inhumanas condiciones laborales. Apenas dos años más tarde, las mismas protagonistas conformaron un sindicato para protegerse. Aquello fue tan sólo el comienzo de una revolución insaciable que logró los derechos e igualdades que hoy existen. Sin embargo, todavía falta más.

La historia que comenzó en aquellas calles neoyorquinas se caracterizó por el nuevo rol que el género femenino asumió, tomando valor para pelear contra las injusticias fundamentadas por una cuestión de género. A partir de aquel momento, el paso de los años intensificó los levantamientos y dejó ver que la igualdad no era inalcanzable si las fuerzas femeninas se unían.

Este año no es la excepción. Las calles se tiñen de negro y la conmemoración, una vez más, es insurrección y protesta. En Argentina se alzan las banderas de #MujeresenHuelga #NiUnaMenos #VivasNosQueremos y se grita contra la violencia de género y las desigualdades latentes, explicitas y simbólicas que viven hoy las mujeres. A lo largo y a lo ancho de país, el día de la mujer se vive con ímpetu y con esperanza de seguir avanzando.


Todo aquello que las mujeres, y también los hombres, hoy asumen como realidad y derecho, es porque hace años atrás otros pelearon para conseguirlo. Las masas unidas fueron y serán la revolución que triunfe y los protagonistas de esta generación son los que pueden estar en la historia mañana.

Por Nati Stanchi para Proyecto Pura Vida

viernes, 10 de febrero de 2017

Nuestra Propia Reserva Natural

Si de algo debe estar orgulloso un argentino es de su inexplicable patagonia. Los caminos resaltan no sólo por su color, flora y fauna, sino por su naturalidad. A comparación de las grandes ciudades del país, los escenarios patagónicos están extentos de los cambios que la mano del hombre puede generar.

En Río Negro y Neuquén, el protagonismo es del Lago Nahuel Huapi y Lago Lácar respectivamente, que junto con las montañas forman uno de los retratos más impresionantes del sur del país. Estas aguas decoran los Parques Nacionales que se adaptan al turismo con caminos, arboledas, pequeñas provedurías y miradores para disfrutar del lugar.

Los visitantes en temporada alta son numerosos y es inevitable no pensar cómo con tanta cantidad de gente es posible disfrutar de la impecabilidad y pureza de cada reserva natural. Esto se debe a la responsabilidad social que adoptan los turistas al llegar al lugar, quienes aprecian la naturaleza y cuidan de ella. Lo mismo ocurre con los aventureros que suben la montaña, que regresan con su bolsa de residuos, no dañan la flora, cuidan donde pisan y es muy poco usual ver a alguien que se comporte de otro modo.

El reciclaje, la separación de residuos y el cuidado de la energía están muy presentes en las ciudades sureñas como Bariloche, Villa La Angostura y San Martín de los Andes. En pueblos más alejados, campings y refugios de montaña, toda la basura orgánica se utiliza como compost para fertilizar los suelos.

La belleza de los paisajes es imnotizadora y justamente por esa belleza es que no se contamina con nada que pueda dañarla. La pregunta es por qué no instalar ese respeto y cuidado del medioambiente en  nuestro día a día hacia el lugar que habitamos?. Dependiendo desde donde estés, el paisaje que te abraza puede ser un cerro, una calle o una autopista y cada lugar merece cuidado y respeto. El desafío es convertir tu lugar, en tu propia reserva natural. Cómo? Haciendo tu máximo esfuerzo para mantenerlo libre de residuos de cualquier tipo, sembrando plantas nativas de la zona o pequeñas plantas que oxigenen tu lugar. Toma la iniciativa y transformá tu entorno en un espacio agradable y limpio.

Por Natalia Stanchi para Proyecto Pura Vida

sábado, 4 de febrero de 2017

4 de febrero: Día Mundial Contra el Cáncer

¿Qué es el cáncer? El término “cáncer” designa a un amplio grupo de enfermedades que comienza en las células, componentes básicos del organismo. 

El cuerpo está compuesto por muchos tipos de células. Normalmente, las células crecen y se dividen para producir nuevas que son indispensables para mantener sano el organismo. Pero algunas veces este proceso se descontrola. Nuevas células se siguen formando cuando el cuerpo no las necesita y otras viejas no mueren cuando deberían hacerlo, formando una masa de tejido que se denomina tumor. Los tumores pueden ser benignos o malignos.

Los tumores benignos no son cancerosos ya que las células de este tipo de tumores no se diseminan a otras partes del cuerpo, crecen en el lugar, generalmente se pueden extirpar y en la mayoría de los casos no reaparecen.

Los tumores malignos son cancerosos, dado que sus células tienen anomalías y se dividen sin control. Pueden invadir y destruir el tejido a su alrededor, entrar al torrente sanguíneo o al sistema linfático y diseminarse a otros órganos.

El Día Mundial Contra el Cáncer es una iniciativa que comenzó en el año 2005 por la Unión Contra el Cáncer (UICC), una de las organizaciones más importante a nivel mundial en la prevención de la enfermedad que cuenta con una red de más de 150 países como Argentina, Estados Unidos, Brasil y México, entre otros.

El Día Mundial contra el Cáncer  (DMC) 2016-2018 se realizará bajo el lema “Nosotros podemos. Yo puedo”. Algunos de los mensajes principales de la campaña son:

-Promover acciones, actuar y ayudar en las campañas de concientización
-Crear entornos saludables
-Mejorar el acceso al tratamiento oncológico
-Compartir experiencias personales


La Liga Argentina de  Lucha Contra el Cáncer (LALCEC) es una organización que tiene todos sus esfuerzos dirigidos a realizar acciones de educación, prevención y detección temprana.

Inspirados en su fundadora Helena Larroque De Roffo, que en 1921 sostenía que la lucha diaria es contra un enemigo invisible pero previsible; todos los programas que ofrecen contemplan los seis tipos de cáncer ( mama, cuello de útero, próstata, colon, pulmón y piel) que la comunidad científica acuerda que son los "más" prevenibles y/o diagnosticables en una etapa temprana si uno se hace los chequeos correspondientes. Por tal motivo, la insistencia en hacerse los estudios, consultar con los especialista, en especial las personas con antecedentes en la familia.

Desde Proyecto Pura Vida, nos sumamos a la campaña porque prevenir salva vidas. #NosotrosPodemos #YoPuedo



Por Rocío Vargas para Proyecto Pura Vida