martes, 23 de agosto de 2016

Pallets Que Dan Vida

El proyecto Pallets de Vida comenzó en 2014 y en su primera edición logró recaudar más de 400 mil pesos, con pallets reciclados e intervenidos por diferentes artistas plásticos. Las campañas de Proyecto Pura Vida se vieron beneficiadas por esta iniciativa.

Gracias al trabajo de 92 artistas, la Fundación María Cecilia, que recibe más de 3000 consultas al año, pudo beneficiar a los 56 niños que se encuentran en tratamiento; de los cuales 27 son pacientes oncológicos y 29 hematológicos.

Con la recaudación, producto de la venta de los pallets reciclados e intervenidos por 92 artistas, pudimos donar: 

1 conector de tubuladuras 
1 sellador de tubuladuras
10 oxímetros de pulso
1 Monitor Multi Paramétrico
Stock de cuchillas para 1 año de uso.


También se aprovecharon las unidades de donación de sangre evitando desperdicios. El tiempo de hospitalización se acortó y se redujo el tiempo de aislamiento de los niños y sus padres. Además se mejoró la seguridad en el momento der las transfusiones así como la calidad de la sangre transfundida. En total entregamos equipos de hemoterapia y diagnóstico a la fundación por un valor de $ 400.938.29.

Entre enero y julio de 2016 se llevaron a cabo 861 altas hospitalarias en la fundación. Todos los internados utilizaron, al menos una vez por día, los oxímetros de pulso. Además, el sellador y el conector de tubuladuras fueron utilizados para más de 1000 transfusiones de plaquetas en neo y pediatría.

Además de los artistas participaron 6 embajadores y padrinos Proyecto Pura Vida, 91 Personas en producción y logística y nos acompañaron 11 empresas. Se realizaron 2 exposiciones: una en Estación Pilará y otra en Banco Ciudad. También se llevó a cabo una subasta en colaboración con el Banco Ciudad y otra online.

Todas estas cifras son inspiradoras y concretas y se nos llena el corazón de alegría al saber que cada vez somos más quienes nos movemos de la pasividad y la queja y nos solidarizamos con el otro desde la acción. 


Por Flor Gatelli (perfil en LinkedIn) para Proyecto Pura Vida.

Pura Vida Verde

Cuando hablamos de #PuraVidaVerde a qué nos referimos? Hacemos un corto repaso por algunas prácticas que promovemos y que incorporamos en el día a día de Proyecto Pura Vida

¿Por qué es importante reciclar? 


Porque es un ejemplo de responsabilidad social y cuidado del medio ambiente. Pueden participar todos los miembros de la familia, inclusive los más pequeños. Desde Proyecto Pura Vida te nombramos tres de los beneficios más importantes de reciclar:

1. Ahorro de energía
Al reciclar, reducimos el trabajo de extracción, transporte y elaboración de nuevas materias primas. Esto significa una disminución importante del uso de la energía necesaria para llevar a cabo estos procesos. Reciclar en casa supone ayudar al planeta y contribuir a luchar contra el cambio climático.

2. Fabricación de nuevos productos
A través del reciclaje se crean nuevos productos. Hay objetos de uso cotidiano que nacen a partir del reciclaje. Por ejemplo, muchas cajas de zapatos tienen su origen en envases de cartón. Nunca olvides que estos productos necesitan menos agua y energía, por lo tanto, generan menos contaminación durante su proceso de elaboración.

3. Creación y mantenimiento de puestos de trabajo 

El proceso de reciclaje de residuos necesita de empresas y personas trabajadoras que recojan los distintos materiales y los clasifiquen.

Pero lo más importante es que al reciclar preservamos entre todos el medio ambiente que tan dañado está.  Si reciclamos, la industria contamina menos y protegemos nuestros suelos porque los residuos van al lugar correspondiente y no se acumulan en las aguas de nuestros ríos.

Para introducir a los más pequeños de la casa en el hábito del reciclaje, se les puede proponer aplastar las botellas de plástico y  los envases de cartón de leche. Se van a divertir y al mismo tiempo van a estar dejando su huella.

Desde Proyecto Pura Vida cuidamos el medio ambiente y buscamos reducir los residuos así como también, colaborar con el recupero de materiales para proyectos sustentables y de generación de recursos. Por eso, motivamos a que todos se sumen a la campaña #PuraVidaVerde. Con pequeñas acciones cotidianas estamos reeducando nuestros hábitos para reducir nuestra huella ambiental.

Por Rocío Vargas para Proyecto Pura Vida

martes, 9 de agosto de 2016

El Derecho a la Educación

Un estudio efectuado por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA),  da resultados alarmantes acerca de la cruda realidad de miles de niños de nuestro país.

¿Sabías que la mitad de los niños argentinos de 2 a 4 años que viven en las principales ciudades del país se encuentra fuera de los procesos de escolarización, situación que en el 25% de las familias con menos recursos afecta a 7 de cada 10 chicos?
Además, según datos de la UNESCO, aumentó significativamente el abandono de la escuela primaria.

Hay niños de 10 años que en vez de estar en el aula, están en las calles, trabajando, siendo explotados. En muchos casos, sus padres no fueron escolarizados y eso es algo que se transmite de generación en generación. Se ignora la importancia de este derecho porque no hubo ninguna guía que acompañara en el proceso. Hay chicos que no van a la escuela no porque no quieran estudiar, sino porque no poseen esa posibilidad. Una triste realidad. 

Ir a la escuela no solo se trata de adquirir conocimientos académicos, sino también  valores morales, éticos y humanos. El respeto, la solidaridad, el escuchar a tus pares, tus docentes, jugar con tus compañeros. Allí  se aprenden los derechos fundamentales de los seres humanos. Si un niño o adulto no pudo acceder a la escolarización, nunca va a saber que sus derechos están siendo violados.

El Arca es una asociación civil cuya misión es hacer efectivos los derechos humanos de los chicos y chicas en condiciones de inequidad social. Toman como eje principal la Convención de los Derechos del Niño y su experiencia de trabajo de todos los días desde hace treinta años.

Tienen como objetivo poder generar condiciones para alcanzar la igualdad real de oportunidades de los niños; desarrollar espacios de participación; fortalecer la inclusión del juego, el arte y el deporte; fomentar el debate horizontal incluyendo la voz de los niños; y generar incidencia en las políticas públicas de infancia en Argentina.

Desde Proyecto Pura Vida acompañamos la iniciativa y dedicación de todos los que luchan por la igualdad de derecho, asesorando, abriendo el debate, haciendo visibles las problemáticas. El acceso a la educación es un derecho que no puede ser ignorado. Ponemos nuestro granito de arena, alzamos la voz. Por un futuro con igualdad de oportunidades para todos.

Por Rocío Vargas para Proyecto Pura Vida



lunes, 8 de agosto de 2016

¿Las apariencias engañan?: Una reflexión sobre los valores

Hoy el mundo se ve afectado por un sinfín de conflictos que nos perjudican a todos, en mayor o menor medida. En general, los causantes del malestar se identifican como desastres naturales, atentados, secuestros, crisis económicas, hambrunas o enfermedades, entre otros. Pareciera que todo lo conocido como bueno está a punto a de desaparecer. ¿Qué podemos hacer para cambiar el panorama?

En cada problema siempre hay una cuestión de fondo, a la que nuestra sociedad tiende a dejar de lado para solucionar lo urgente. Por ejemplo, si se produce una inundación, solemos ser solidarios y enviamos donaciones de ropa, alimentos y otros elementos necesarios. Pero ocasionalmente nos preguntamos por qué sucedió.

Prestar tu mano en cuestiones urgentes es importante; no pienses lo contrario. La ayuda que puedas y sepas dar vale mucho. El punto al que busco llegar es otro. Ayudar  a solucionar las cuestiones de fondo requiere, en las personas que se comprometen, de valores como amor al prójimo, respeto y empatía. ¿Cómo llegar a ese lugar?

Para poner en práctica estas cualidades se puede empezar con algo que, en apariencia se ve pequeño, pero al final del día hace la diferencia. Antes de ayudar a una ONG, un comedor o el lugar que elijas para llevar a cabo el bien, es bueno primero mirar para adentro y pensar en los que están más cerca.

Es decir, las actitudes que tomamos frente a los problemas de nuestros familiares y amigos, e incluso propios, no deberían estar desconectadas de lo que hacemos para el afuera. Si somos capaces de abandonar el egoísmo y transformarlo en acción para nuestros seres queridos, seguramente podamos empezar a ser más empáticos con otro tipo de cuestiones que afectan al planeta.

"De acuerdo con distintas mediciones realizadas por TNS Gallup en los últimos años, el 19% de los argentinos realiza tareas voluntarias (…)", señalaron en una nota publicada en La Nación, con estadísticas del año 2009. Otro estudio, realizado por la misma consultora,  señaló: "Un 15% de argentinos declara haber realizado trabajos voluntarios durante el 2012".

Números como estos suelen tener variaciones acordes al momento que viva el país. Sin embargo, el hecho que exista un porcentaje tan bajo de voluntarios podría hablarnos de algo más. Pareciera que la cuestión de fondo pasara, en verdad, por una falta de compromiso real con nuestros valores y los otros. Si no podemos comprometernos con nosotros, nuestros padres, hermanos o abuelos, ¿cómo vamos a hacerlo con desconocidos?

El primer paso para ayudar va más allá de las intenciones. Para ayudar es preciso contar con un estilo de vida que refleje el carácter. Por ejemplo, si somos voluntarios de una organización que se dedica a investigar enfermedades respiratorias y al mismo tiempo, en nuestra vida privada, somos fumadores, ¿qué tipo ejemplo estamos mostrando? ¿Qué ayuda real estamos proporcionando?

Si querés ayudar, involúcrate con los que te rodean y luego hacelo con todos los que se crucen en tu vida. Si decidís ser voluntario en una organización que busca hacer el bien, da el ejemplo en tu vida privada también. Fortalecer tus valores puede ayudar, quizás, a que seas más consciente de la causa del dolor constante que aqueja a la humanidad.

Hacer por mostrar que hacemos, no nos lleva a reflexionar o criticar nuestro ambiente ni tampoco a modificarlo. Sólo lleva a alimentar un sistema de solidaridad ocasional. 

.
Por Florencia Soledad Gatell (perfil en LinkedInpara Proyecto Pura Vida